Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD

Publicado: 25 de Febrero de 2014

El artículo 17 de la Constitución Española garantiza la libertad individual de los ciudadanos y establece los derechos que deben respetarse cuando, en los supuestos autorizados por la ley, se detiene a una persona.

En las próximas líneas trataré de explicar de modo abreviado los requisitos y los trámites que establecen las leyes respecto de la detención de las personas y de los derechos que en tal situación les corresponden, hasta tanto el juez disponga su puesta en libertad o su ingreso en prisión. 

Quién y en qué circunstancias puede o debe detenerse a una persona.

  • La ley establece que cualquier persona puede detener por sí misma:

- Al que intentare cometer un delito.

- Al delincuente "in fraganti", es decir, al que ya lo estuviere cometiendo.

- Al que se fugare del establecimiento carcelario donde estuviera cumpliendo condena o en situación de detención o durante un traslado.

- Al procesado o condenado que estuviere en situación de rebeldía, esto es, el que estando en libertad, no hubiere comparecido ante el Juez o Tribunal en el término que se le fijara o que se hubiere ausentado de su domicilio, permaneciendo en ignorado paradero.

  • Además, la autoridad y los agentes de policía están obligados a detener:

- A la persona o personas de las que, en general, los funcionarios policiales tengan motivos racionales para suponer que han participado en un hecho que presente los caracteres de delito.

- A las personas sobre las que un juzgado o tribunal haya dictado una orden de detención, o de busca y captura.

La estancia en las dependencias de la Policía.

La persona detenida tiene derecho desde el primer momento a ser informado de los motivos de la detención y de sus derechos como detenido.

La situación de privación de libertad es absolutamente excepcional, 

por lo que debe limitarse el tiempo estrictamente necesario para el esclarecimiento de los hechos y la recogida de los datos esenciales que permitan al juez valorar los sucesos producidos y la participación que en ellos haya podido tener el detenido, con el fin de decidir sobre su situación.Por ello, esta situación de detención en las dependencias de la policía no puede exceder con carácter general 


de 72 horas 

para las personas adultas y 

de 24 horas 

para los menores de 18 años, salvo lo dispuesto para casos especiales, como ocurre cuando se solicita y se obtiene  la prórroga judicial de la detención. 

Además, a toda persona detenida en las dependencias policiales se le informará de los derechos que le asisten y, especialmente, los siguientes: 

- A guardar silencio, 

no declarando si no lo desea, así como a no contestar a alguna o algunas de las preguntas que se le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el juez.



A no declarar contra sí mismo y a 

no confesarse culpable. 

- A designar un abogado 

de su elección para que le asista a los actos policiales y judiciales de declaración e intervenga en los reconocimientos de identidad del detenido. Es de destacar que si el detenido no designa abogado se le designará uno del turno de oficio.  



Luis Miguel Sánchez Sánchez-Alarcos
Abogado   
haz clic para copiar mailmail copiado