Los abogados de herencias y sucesiones en Fuenlabrada se deben enfrentar a multitud de causas a la hora de tramitar una herencia. Entre otras circunstancias, a la incapacitación de un testador. Es posible cuando concurren algunas determinadas circunstancias, sobre todo las que están relacionadas con la salud mental. Por ejemplo, una persona enferma de demencia o alzhéimer no podría otorgar testamento válido.

Los abogados de herencias y sucesiones en Fuenlabrada señalan que una incapacitación debe ser a petición de parte. Existen casos en los que esta incapacitación llega por sentencia judicial o por la solicitud de un familiar a la Administración. Es una de las posibilidades que existen en algunos casos (extremos) cuando se considera que el testador no se encuentra en condiciones psicológicas. No obstante, en muchos casos, establecer los límites es realmente complicado. Por este motivo, los procesos de este tipo se encuentran monitorizados. Eso sí, el proceso cuenta con unos límites temporales. Siempre, en todos los casos, habrá que comprobar qué es lo que dice la normativa.

El proceso de incapacitación tiene que partir de una demanda en la que se exponga la situación. Lo normal es que, posteriormente, se compruebe si, efectivamente, la persona está en sus cabales, por lo que el juez pedirá un peritaje. Un médico forense certificará cuál es la situación del testador. Tras el informe, será el juez el que dictará la sentencia. En otros casos, el juez podrá nombrar a un tutor, el cual puede ser familia o no de la persona incapacitada, en función de cada caso. Este supuesto sí implica una mayor responsabilidad para quien acepte este encargo. Pero todo con un objetivo claro: salvaguardar los intereses de la persona incapacitada.

En Sánchez - Alarcos & Abogados te contamos que es posible que un testador pueda ser incapacitado. Te ayudamos en este tipo de casos.