En nuestro despacho de abogados en Fuenlabrada solemos recibir muchas consultas relacionadas con el fallecimiento de personas que no habían redactado un testamento. En muchos de estos casos suelen producirse disputas entre los diferentes parientes al tratar de reclamar parte de los bienes del fallecido. Si bien hay que empezar diciendo que cada caso particular puede tener unas circunstancias diferentes que deben ser estudiadas con detalle, también es cierto que la normativa española establece un orden muy claro sobre los derechos de los herederos.

Cuando alguien fallece sin dejar un testamento, lo que en leguaje técnico se conoce como ‘abintestatio’, nadie pone en duda que los beneficiarios de la herencia deben ser, en partes iguales, cada uno de los hijos del fallecido sin importar que esos hijos procedan de un matrimonio legal o hayan sido concebidos fuera del matrimonio. Si alguno de estos hijos hubiera fallecido previamente y éste, a su vez, tuviera también hijos, éstos se repartirán la parte que le hubiera correspondido a su progenitor.

Los casos que con más frecuencia llegan a un despacho de abogados en Fuenlabrada son aquellos en los que el fallecido no deja descendientes directos. En estos casos, su bienes deben pasar a sus ascendientes (padres y/o abuelos) si vivieran y, si no es el caso, a su cónyuge siempre que no se hubiera producido el divorcio previo al fallecimiento.

Cuando no hay ni descendientes, ni ascendientes con vida ni cónyuge, son los hermanos del fallecido quienes se repartirán sus bienes y propiedades. En cualquier caso, repetimos que cada situación debe ser estudiada con detalle por lo que si tienes cualquier duda en Sánchez - Alarcos & Abogados te podemos ayudar.