Desde nuestro despacho de abogados en Fuenlabrada queremos aprovechar este blog para hablarte de lo que significan las costas judiciales y del motivo por el que algunas sentencias hacen referencia especial a que éstas sean pagadas por una de las partes que han intervenido en un proceso.

Salvo que puedas incluirte dentro de los criterios para beneficiarte de la justicia gratuita, y de los que hablaremos en otro momento, ser parte de un procedimiento judicial ya sea como denunciante o como denunciado te va a generar una serie de gastos económicos que pueden llegar a ser cuantiosos. Gastos que incluyen la minuta de un abogado, de un procurador para la inmensa mayoría de los procedimientos pero también, en muchos casos las minutas de notarios, registradores o peritos en las disciplinas más diversas.

Evidentemente, contratar a cada uno de los profesionales que han de ayudarte a demostrar la veracidad de tus argumentos tiene un coste que vas a tener que asumir tú como parte implicada en el proceso, ya sea como demandante o como demandado. Todos estos conceptos se consideran costes económicos derivados del proceso judicial que no hubieras tenido que afrontarlos si no se hubiera celebrado el proceso. Así por ejemplo, si te denuncian por un hecho que no has cometido, el despacho de abogados en Fuenlabrada que representa tus intereses puede solicitar al tribunal que, en la sentencia, condene al denunciante a satisfacer esos gastos que no habrías tenido que pagar si no te hubiera denunciado.

De la misma forma, si eres el denunciante y la sentencia te es favorable, desde el bufete Sánchez - Alarcos & Abogados pediremos que el denunciado asuma esos costes que, no hubieras tenido que asumir si no se hubiera cometido el delito.