En nuestro despacho contamos con abogados de familia en Fuenlabrada con amplia experiencia en numerosos casos. Una de las cuestiones en las que hemos tenido que asesorar a algunos clientes es en la tutela legal. Por eso hemos pensado detenernos en esta nueva entrada en esta figura jurídica pensada para la guarda y protección legal que existe en nuestro ordenamiento.

La tutela se constituye judicialmente en los casos de menores no emancipados que no están bajo la patria potestad de los padres (ya sea por fallecimiento o por abandono al menor), los menores que son incapaces, los que están sometidos a patria potestad prorrogada (es decir, incapaces pero mayores de edad), o para los menores en situación de desamparo.

Aquella persona que es nombrada como tutor tendrá la obligación de educar al menor o al incapaz, así como de procurar para él una formación integral, administrar sus bienes y representarle en todos sus actos.

Los tutores necesitarán la autorización del juez en determinados casos. Por ejemplo, para solicitar el internamiento del tutelado en un instituto de salud mental o de educación especial; para gravar o enajenar sus bienes, objetos preciosos y valores mobiliarios; para renunciar a derechos; para intervenir en la partición de la herencia; para realizar gastos extraordinarios de los bienes; interponer demandas; y para solicitar préstamos.

Sobre la elección del tutor te hablaremos en una próxima entrada de nuestro blog. En caso de que quieras más información te puedes acercar a Sánchez – Alarcos & Abogados.

Los abogados de familia en Fuenlabrada que encontrarás en nuestro despacho te explicarán todo lo que necesites saber sobre la tutela, así como de cualquier otro tema relacionado con el derecho de familia.