Cualquier abogado de derecho deportivo en Fuenlabrada sabe que las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) son un clamoroso problema en España que, lejos de poder solucionarse, con la crisis económica ha puesto en peligro a varios clubes deportivos centenarios.

La teoría dice que una SAD, que muchos clubes de fútbol de primera y segunda división han adoptado, viene a ser una adaptación de los clubes a las empresas comunes (que desde un punto de vista mercantil serían Sociedades de Responsabilidad Limitada), que puedan llegar a cotizar en bolsa, a la vez que se establece un control administrativo y contable sobre los mismos. Según la ley creada en 1990 y que en esta entrada del blog de Sánchez - Alarcos & Abogados estamos repasando, todos los clubes que en los últimos cinco años no hubieran tenido un patrimonio superior a su deuda, es decir, estuvieran saneados, estaban exentos de convertirse en SAD.

Eso implicó, a la postre, un favoritismo que hoy día se sigue reprochando a Real Madrid, F.C. Barcelona y Athletic Club de Bilbao fundamentalmente. El problema, como cualquier abogado de derecho deportivo en Fuenlabrada sabe, no es el control que se pueden hacer al resto de Sociedades Anónimas Deportivas, sino que el problema es la connivencia, diferencia de trato y manga ancha con respecto a los equipos que no son SAD, en forma de gigantescas deudas que pueden aplazar durante años, mientras el resto de clubes tienen que saldar de inmediato, a riesgo de perder la categoría o directamente estar en peligro de desaparecer, como recientemente le ha ocurrido al Racing de Santander y anteriormente a otros muchos equipos históricos del fútbol español.