Si vives o trabajas en el sur de Madrid, sabrás que la densidad de vehículos que circulan por dicha zona es alta. Desgraciadamente, esto provoca que los accidentes de tráfico en Fuenlabrada no sean casos aislados. Algunos de ellos son percances in itinere. Este tipo de accidentes requieren que se cumplan cuatro requisitos, según jurisprudencia: teleológico, topográfico, mecánico y cronológico.

A continuación, se exponen varios casos prácticos para aprender a identificar en qué situaciones estamos ante un accidente in itinere y en qué situaciones no. Así, en caso de verte afectado por alguno de estos accidentes de tráfico en Fuenlabrada, podrás ponerte en manos de abogados especializados.

Sí son accidentes in itinere:

- Tener un accidente tras hacer una breve pausa de camino al trabajo, por ejemplo a comprar tabaco.

- Un accidente de tráfico al volver de la pausa para comer.

- Un accidente en el autobús en el que vamos a trabajar.

- Una caída por las escaleras de nuestra vivienda cuando salimos hacia el trabajo.

- En un desvío para ir al banco a hacer una gestión de la empresa.

- Un percance al volver de la fiesta de despedida de un compañero. En este caso debe ser, evidentemente, sin infringir la ley.

- Un accidente una hora y media antes del inicio de nuestra jornada, siempre que este sea el tiempo habitual que nos lleva hacer el camino.

No son accidentes in itinere:

- Caerse dentro del propio domicilio por ir deprisa para ir a trabajar.

- Volver de visitar a un familiar en el hospital tras la pausa para comer.

- Tener un accidente al cometer una infracción de tráfico. Por ejemplo, tomar una calle en dirección prohibida.

Esperamos que estos supuestos te hayan ayudado a comprender mejor en qué casos estamos ante un accidente in itinere. En Sánchez-Alarcos Abogados podemos ayudarte con tu situación concreta. Consúltanos sin compromiso.